ENTREVISTA / RAFA 'EL LEGIONARIO', INDIGENTE

“Mi intención es nacer, reproducirme y morir”

rafa

"Padre Nuestro que estás en el cielo... Ayuda a todos los pecadores", recita Rafa.

Una mañana soleada, Rafa El Legionario, de 45 años, está almorzando pan y queso de untar, sentado en unos escalones del paseo de Sant Joan de Barcelona. Todas sus pertenencias están desplegadas a su alrededor: comida y ropa que la gente tira a la basura, como por ejemplo unos zapatos de mujer. Es una persona inquieta y revoltosa: constantemente saluda a los transeúntes o les suelta piropos a las chicas. Es perspicaz y generoso, no duda en compartir sus cosas con sus amigos. Dice que es un vagabundo convencido, entre otras cosas porque aborrece la autoridad de unos sobre otros. “Yo soy el más feliz del mundo”, concede. Ya ha cumplido dos de los tres cometidos de su vida.

Texto y fotografía: ALEC FORSSMANN

¿Siempre has sido pobre?

No, hice la mili y después me alisté en la Legión Española. Fui nombrado caballero legionario. Ocho años en Melilla y ocho en Almería. Tenía una novia, que ahora es maquilladora, y estaba enamorado de ella, pero cuando hice la mili se fue con otro. Además he hecho otras cosas, he sido editor de libros. En la Legión trabajas ocho horas, no te pasas todo el día matando gente.

¿Había mucha disciplina?

Lo normal. Lo que pasa que luego llegas a una gran ciudad como ésta y es un fracaso porque nadie te saluda. Allí veías a un algeriano veinte veces al día y te decía: “Hola, mi capitán”. En cambio aquí: “Buenos días señora” [saluda a una mujer que pasa por la calle, pero ésta ni se inmuta]. ¿Has visto? Y eso que podía ser su vecino de toda la vida o su hijo.

Como si fueras un fantasma.

En Barcelona eres transparente. El cerebro tiene un producto químico que se llama dopamina y por eso cada uno tiene que estar enganchado a algo: las mujeres al WhatsApp y ese negro de ahí al carro de la chatarra porque desde que se levanta hasta que se acuesta sólo piensa en eso.

“Cada uno está enganchado a algo: las mujeres al WhatsApp y ese negro de ahí al carro de la chatarra”

¿Son obsesiones?

Sí. Si el hombre del carro se encuentra un hierro, parará, lo cogerá e irá a venderlo. Pero su intención no era ésta, vino a Europa para hacer otras cosas. En África ven por la tele que aquí la gente está sentada, comiendo, riendo… Las terrazas llenas de gente con comida, unos cochazos que te cagas que puedes pagar en diez años y un piso que puedes pagar en cuarenta años.

La vida está cada vez más complicada.

Yo soy el más feliz del mundo. Mi intención es nacer, reproducirme y morir. Nacer ya he nacido y reproducirme ya me he reproducido, porque tengo muchos hijos…

¿Cuántos?

Diez, de cinco exmujeres. Es lo que tiene ser legionario… Te envían a Afganistán, Turquía o Haití.

Espera un momento que ése es amigo mío [emite un silbido fuerte]. Ese gordo es polaco-portugués. Resulta que se enamoró de una mujer, la tiene tatuada en el brazo, pero por lo visto ella está con otro. Se vino a Barcelona a beber y olvidar.

Ah, y ésta es la virgen del Rocío…

¿Eres creyente?

Totalmente. Voy a una iglesia que está entre la plaza Sant Jaume y la Rambla. Las monjas son hermanas y luego está el cura. O sea, hay un nivel horizontal, nadie manda más que el otro. Una monja toca la flauta travesera y otra canta, pero nadie manda.

¿Te ayudan?

Los ayudo yo a ellos. Yo soy vagabundo porque quiero… Mira qué camiseta me han regalado [una camiseta del grupo Nirvana]… y unos pantalones Massimo Dutti. ¿Que tiene agujeros? Eso está de moda. Y mira estos pantalones [los ha puesto a secar sobre una caja de electricidad]. Los he lavado, no han quedado muy bien, pero bueno, me encantan… porque son de la Legión.

“Soy vagabundo porque quiero”

¿Por qué vives en la calle?

Por mi madre, hace poco vivía con ella. Estoy en la calle desde hace dos meses… Tengo tres hermanas y no sé por qué siempre se han llevado mal conmigo. Mi padre les pegaba de vez en cuando; a mí nunca. A mí me pegaba mi madre.

Mira, él es muy buen hombre [saluda a un anciano que tiene ochenta años]. Se pasa todo el día dando de comer a las palomas, desde ahí arriba hasta ahí abajo.

A veces pueden llegar a ser una plaga.

La naturaleza es sabia. Con el calor habrá millones de mosquitos y ¿qué se come una paloma? Un mosquito.

VN:F [1.9.11_1134]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
Esta entrada fue publicada en Gente y clasificada en , , , . Guarda el enlace permanente. Publica un comentario o deja un trackback: URL del Trackback.

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados con un *

*
*

*

Friends link: M2020-615 NS0-156 070-458 070-688 117-101 1Z0-899 250-310 300-206 642-813 70-178 70-686 98-349 BH0-013 C_GRCAC_10 C_TAW12_70 C_TB1200_88 C2040-406 C4040-224 M70-201 N10-005 NS0-145 PMI-001 070-177 070-489 070-687 1Z0-062 350-029 070-247 070-467 1Z0-485 640-864 70-465 70-687 74-325 74-343 98-372 C2180-278 C4040-221 C4040-225 300-207 70-467 70-485 70-489 74-338 C_THR12_66 C2020-702 C4040-225 300-207 70-467 70-485 70-489 74-338 C_THR12_66 C2020-702 C2030-283 C2150-197 C4120-782 C4120-783 CBAP FCNSP.v5 VCP-510 070-246 070-341 070-466 070-487 070-488 1Y0-200 1Z0-051 1Z0-478 300-209 PEGACSSA_v6.2 1Z0-061 220-801 640-911 70-680 C_TSCM52_66 ICBB 070-331 312-50v8 820-421 MB7-701 070-414 070-489 070-687 1Z0-062 350-029 070-247 070-467 1Z0-485 640-864 70-465 70-687 74-325 74-343 98-372